Las carillas son un recubrimiento que se coloca sobre los dientes, es decir, no se pueden utilizar para sustituir ninguna pieza dental.

En el caso de dientes torcidos, las carillas se colocarán sobre estos dientes simplemente para disimular el problema, pero no corrigen la posición. Lo mismo pasa con las piezas separadas, la carilla cubrirá el hueco, pero no juntará los dientes como lo hacen los aparatos bucodentales.

La dentista de confianza, en Alicante, Silvia Alamo nos explica que las carillas dentales pueden usarse además en todos estos casos: cubrir dientes rotos o estropeados por el paso del tiempo y espacios interdentales; corregir formas (si un diente es demasiado corto o está desalineado con el resto) o incluso agrandar (solucionan aquellos casos en los que los dientes son muy pequeños).

Hay diferentes tipos de carillas que se pueden agrupar en dos grupos, las de composite y las de porcelana. Se diferencian en la durabilidad, el color o el brillo:

  • Composite: Las composite son las que se fabrican con una pasta que se moldea para dar la forma deseada. Este tipo de material es menos resistente que la porcelana, pero tiene un precio más económico.
  • Porcelana: Las carillas de porcelana son de mayor calidad que las de composite, por lo que necesitan muy poco o ningún mantenimiento por parte del dentista. También hay varios tipos en base a la calidad y la estética.

La Dra. Silvia Alamo es experta e tratamientos con carillas para mejorar tu salud y estética detal. Para más información no dude en acudir a nuestra clínica.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2016 - ASILPA by Dra. Silvia Alamo | Nº Registro Sanitario 11133
¡Pide cita! 965 92 29 27